Alborán

Alborán

Hola,

Una noche como la pasada, la del 7 al 8 de febrero de 1937, el gallego Anselmo Antonio Vilar García, farero de la localidad malagueña de Torre del Mar, mantuvo el faro apagado, tal y como hiciera la noche anterior, para evitar que la aviación fascista se orientara en la noche y continuara la masacre de civiles que llevaban a cabo contra las miles de personas que huían de Málaga hacia Almería desde que las tropas franquistas tomaran la ciudad e iniciaran una represión salvaje.

No se sabe mucho del destino de Anselmo, pero se cuenta que fue detenido inmediatamente y fusilado en los días siguientes en las paredes del cementerio de Vélez-Málaga.

Durante la llamada Desbandá, miles de civiles fueron ametrallados y bombardeados sin piedad con tanques y artillería, así como desde aviones y barcos, como los buques Canarias, Baleares y Almirante Cervera.

Hubo numerosos testigos internacionales de la masacre, como el doctor Norman Bethune, Lawrence Fernsworth, Hace Sise, T.C. Worsley, Gerta Pohorylle y Endre Ernö Friedmann (Robert Capa), etc. El doctor Bethune escribió lo siguiente:

«Por entonces habíamos pasado al lado de tantas mujeres y niños afligidos que pensamos que lo mejor era volver y comenzar a poner a salvo los peores casos. Era difícil elegir cuáles llevarse, nuestro coche era asediado por una multitud de madres frenéticas y padres que con los brazos extendidos sujetaban hacia nosotros sus hijos, tenían los ojos y la cara hinchada y congestionada tras cuatro días bajo el sol y el polvo. “Llévense a éste”, “miren a este niño”, “este está herido”. Los niños, envueltos de brazos y piernas con harapos ensangrentados, sin zapatos, con los pies hinchados aumentados dos veces su tamaño, lloraban desconsoladamente de dolor, hambre y agotamiento. Doscientos kilómetros de miseria. Imagínense cuatro días y cuatro noches escondiéndose de día entre las colonias, ya que los bárbaros fascistas los perseguían con aviones; caminaban de noche agrupados en un sólido torrente hombres, mujeres, niños, mulos, burros, cabras, gritando los nombres de sus familiares desaparecidos, perdidos entre la multitud».

A pesar de su magnitud, la masacre cayó en un olvido y en un silencio atroces durante la dictadura franquista, y no se comenzó realmente a hablar de ella hasta finales de los años 80 y más intensamente a raíz de la aparición de la novela La Desbandá, de Luis Melero, ya en los 2000.

Casi todos nuestros libros tienen que ver con la recuperación de la memoria histórica. Casi todos hablan del silencio, de la represión, del olvido y de la impunidad con que se ha asesinado a tantas y tantas personas y cómo después lxs gestores del olvidx pretenden que la historia ignore a las víctimas y se desentienda de lo que ocurrió.

Visita nuestra página web y verás cómo más de uno de nuestros libros te interesa.

Salud.

PD. No se sabe con certeza cuántas personas se desplazaron ni cuántas murieron en este auténtico genocidio. Se calcula que lxs desplazadxs fueron entre 200 000 y 250 000 y lxs asesinadxs entre 4 000 y 6 000.

PD2. La masacre se produjo en la carretera N-340, la que recorre la costa desde Málaga a Almería. Una costa repleta de destinos turísticos en los que la gran mayoría de los turistas ignoran que se bañan y se beben sus cervezas frías sobre la sangre de miles de personas que huían del fascismo. Afortunadamente desde hace unos años una asociación memorialista organiza una marcha exactamente por el recorrido de la Desbandá, para que la memoria de lo ocurrido no se desvanezca entre hoteles, viviendas unifamiliares y una enorme falta de compromiso político.

PD3. El cantante Pablo Alborán no se apellida realmente Alborán, sino Moreno. En realidad el Marquesado de Alborán fue el título que Franco le otorgó a su bisabuelo, el almirante golpista Francisco Moreno Fernández, que estaba al mando de las fuerzas navales que bombardearon a los civiles mientras huían de Málaga a Almería. El título nobiliario fue suprimido por la actual ley de Memoria Democrática. El cantante continúa utilizando ese apellido.

PD4. Hay cierta división de opiniones sobre el uso del término Desbandá, entre otras cosas porque parece que fue elegido por los franquistas al referirse despectivamente a la manera en la que gente huyó despavorida de Málaga. Verdaderamente el término ridiculiza y responsabiliza a las víctimas de su desesperación, pero no hace ni la más mínima referencia a la razón por la cual debieron emprender la huida.

PD5. El Ayuntamiento de Madrid presidido por el popular Martínez Almeida ha recuperado la calle Crucero Baleares, que homenajea a uno de los buques que bombardearon desde el mar a lxs civiles que huían de Málaga a Almería.

PD6. En Almería hay una calle dedicada al crucero Canarias, otro de los buques desde los que se masacró a la población civil.

PD7: En El Puerto de Santa María (Cádiz) hay una calle dedicada al crucero Almirante Cervera, otro de los buques desde los que se masacró a la población civil.

PD8. Y así todo.

No Comments

Post A Comment