Con Fraga, hasta la braga

Con Fraga, hasta la braga

Hola,

Un día como hoy, el 7 de marzo de 1966, el por entonces ministro franquista Manuel Fraga Iribarne, se bañó por dos veces en aguas de Mojácar y Palomares junto con el embajador de los EEUU, para demostrar públicamente que el agua estaba limpia (había que preservar el incipiente turismo de la zona), a pesar de la caída de cuatro bombas termonucleares B28 cincuenta días antes, tras chocar en vuelo dos aviones norteamericanos.

De las cuatro bombas, tres cayeron en tierra (dos se rompieron al caer) y una en el agua. El dispositivo de limpieza de los restos radiactivos y de búsqueda de la bomba que cayó al mar desplegado por el ejército norteamericano fue enorme, con 34 buques y 4 minisubmarinos con una dotación de 3 425 militares, decenas de buceadores, etc., que la buscaron durante 80 días e invirtieron 80 millones de dólares.

Finalmente, un pescador local, conocido desde entonces como Paco el de la bomba, indicó a los militares dónde había caído el proyectil, localizándose el mismo por un minisubmarino Alvin a 5 millas de la costa y 869 m de profundidad.

Por supuesto, la censura franquista en este episodio funcionó a pleno rendimiento.

Hay un concepto que es transversal a todos nuestros libros, que es el de búsqueda, aunque no precisamente de bombas termonucleares norteamericanas en la España nacionalcatólica.

En nuestros libros siempre hay alguien que busca algo, que persigue una idea, una memoria, una situación, una esperanza, un estado de ánimo.

En nuestros libros se busca a Marta del Castillo, a Federico García Lorca, se busca la justicia social, la libertad, la paz mental, se busca a lxs asesinadxs por el golpismo del 36 desperdigados en fosas comunes, a las víctimas de la dictadura franquista, se busca la memoria que fue de un lugar que ya no existe, el rastro de un intelectual gaseado en el siniestro castillo nazi de Hartheim, los recuerdos justos del espejo de Blancanieves, las historias perdidas en un mundo de narraciones al servicio del poder, los caminos de una generación perdida, las huellas del miedo a locura, el estrecho y oscuro sendero que conduce al suicidio de una niña, la ropa mojada de otra niña que ya nunca más vestirá, las llaves de puertas que abren mundos de colores que ya son nieve…

Si te interesa acompañarnos en alguna de estas búsquedas, visita nuestra página web.


Salud.

PD. Antes de que llegasen los norteamericanos, el régimen franquista recogió piezas de las bombas que cayeron en tierra y trató de utilizarlas para desarrollar un prototipo de bomba nuclear, en el llamado «Proyecto Islero». Aunque parezca mentira, el proyecto no fue abandonado hasta 1987.

PD2. Islero era el nombre del toro que mató a Manolete. De ahí venimos.

PD3. A pesar de que Fraga muriera en 2012 a los 89 años sin rastro de cáncer, son decenas los militares estadounidenses y los habitantes de la zona que han sufrido desde entonces todo tipo de enfermedades derivadas de la radiación. Palomares sigue siendo actualmente una de las zonas del Estado más contaminadas por radioactividad.

No Comments

Post A Comment