I HAVE A DREAM

I HAVE A DREAM

Hola,


Un día como hoy pero hace justamente 60 años, el 28 de agosto de 1963, Martin Luther King Jr., ministro bautista y activista por los derechos civiles, pronunció su discurso «I have a dream» («Tengo un sueño») desde las escalinatas del Monumento a Lincoln durante la «Marcha sobre Washington por el trabajo y la libertad». Fue un momento de inflexión en la lucha por los derechos civiles en los EEUU. «Mantenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas, que todos los hombres son creados iguales. Sueño que un día en las rojas colinas de Georgia los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos amos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad. Sueño que mis cuatro hijos pequeños vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel».

Participaron cerca de 300.000 personas, convocadas por organizaciones sindicales, religiosas y de derechos civiles, bajo el lema «Empleo, justicia y paz», aunque también hubo discrepancias en el seno de las diferentes organizaciones que luchaban por los derechos civiles. De hecho, Malcolm X condenó la marcha y la calificó como «la farsa de Washington».

Pero los derechos civiles están aún muy lejos, en EEUU y en todas partes.

En 2015 publicamos el libro «Te cuento…el patito feo», en el que Isabel Bono nos cuenta la triste historia de Patricia, una niña anoréxica que sufre graves problemas de aceptación social, y junto a ese cuento, un relato fotográfico de Clemente Bernad que nos muestra la vida de parte de la comunidad senegalesa del barrio de Lavapiés, en Madrid, allá por el año 2003, en pisos en los que muchos de ellxs vivían hacinadxs tratando de sobrevivir a través de la manta.

Eso no ha cambiado. Ni el racismo, ni la violencia institucional contra comunidades pobres, racializadas y desfavorecidas. En las mismas calles en las que se hizo ese reportaje fotográfico murió en 2018 Mame Mbaye, víctima de una parada cardíaca tras una persecución policial cuando trabajaba como mantero. Mame Mbaye salió en patera de Senegal, se desempeñaba como diseñador y cocinero comunitario, y murió víctima de la marginación y del racismo. Como él, muchxs otrxs. Por ejemplo, Elhadji Ndiaye.

Hasta hace unos años tuvimos la sede de Alkibla en Pamplona / Iruñea, en el barrio de la Rotxapea. A escasos 50 m, en 2016, Elhadji Ndiaye fue detenido violentamente por la policía ante un grupo de personas que jalearon la intervención policial y que nada hicieron por impedirla, al estilo de la que costaría la vida a George Floyd, cuatro años más tarde. Murió minutos después en comisaría. Nadie ha asumido ningún tipo de responsabilidad ni ha tenido lugar reparación alguna.

«I have a dream».

Salud.

PD. Los derechos de autor del discurso «I have a dream» están en manos de Sony y EMI hasta que pasen al dominio público, en 2038. Vaya pesadilla.

No Comments

Post A Comment